Musik zum lesen von gedichten...

domingo, 13 de mayo de 2018

SEI TU

¿Cuándo te volveré a ver? –preguntaba Matt, un muchacho de 27 años oriundo de Genoa, Italia pero ¿por qué la pregunta? Por una dama ¡Sí! Una chica llamada Samara aunque todo el mundo le decía Samy y era la niña más hermosa en todo el lugar; ambos trabajaban en la ópera de Roma solo que ella era Il grande soprano in cittá (la mejor soprano en la ciudad) con 25 años y él un simple custode delle pulizie (Conserje) con experiencias militares durísimas. Matt aprovechaba esa posición para ver a Samy ensayando recitales, arias u óperas completas. Lo que más toco su corazón fue la voz apasionada y suave con la que demostraba ser la mejor; siempre había querido hablarle y cuando intenta hacerlo alguien lo interrumpe para darle una orden, tan enamorado estaba que ella era su todo (Matt no tenía familia, ni amigos) y cuando salía para su casa la observaba irse.

Él vivía en un apartamento confortable: cama, sillón, TV, una vista realmente hermosa de Roma y un espacio para sus dos grandes hobbies: pintar y escuchar óperas completas. Pintaba lo que realmente sentía, escuchaba arias de amor porque siempre le recordaban a Samy y se acostaba con esa música. A la mañana siguiente desayunaba, se bañaba, se vestía e iba al conservatorio para trabajar. para verla llegar fingía que esperaba a alguien y así entrar detrás de Samy para escuchar lo que iba a ensayar ese día: Samy se preparaba para ser Mimí en La Bohéme. Cuando ella fue a su vestidor se encontró una nota:

“Le arie che canti sono belle come te”
Il tuo amore segreto.

La llenó de curiosidad, ilusión y desconfianza al mismo tiempo ¿Quién fue? Matt había escrito la nota, entrado al vestidor un momento y la deja en una mesa. “¿Quién eres?” se preguntaba con emoción “con una nota así debes ser un gran admirador mío”.
Los dos se entusiasmaban por el otro (se amaban sin conocerse) pero se hacían la misma pregunta ¿Quién eres? Samy trataba de concentrarse para hacer perfecta su presentación de La Bohéme. Matt seguía observándola, admirándola y amándola desde lejos “Quiero seguir con el juego” y hacer que ella se enamore de él así que planeó todo: partes de arias que le digan cuanto la ama sin saber quien es realmente.

-          Tú sabrás cuanto te amo realmente –decía en voz baja- sin ver quien soy.

Cuando Samy va a su camerino después de 4 horas de ensayo ve algo que la hace sonreir: un ramo de rosas, claveles y una tarjeta con esta frase…

“Ah, cielo! Si puó! Si, puó morir!
Di piú non chiedo, non chiedo
Si puó morire! Si puó morir d´amor”

¡¿Quién eres?! –se preguntaba emocionada y sonriente- que bueno que los anteriores hombres que me invitaban a salir no eran como tú lo eres ahora: misterioso y emocionante ¡Te encontraré sin importar los demás!

Matt escuchó en la puerta, sonrió tanto que esa tarde todos lo tildaron de raro y loco. Eso lo motivó a seguir con el juego y fue planeando como sería la próxima tarjeta; Samy estaba emocionada porque era la mejor, estaba enamorada de un desconocido pero temía que fuera alguien peligroso entonces se le ocurrió una idea:

“Te amo pero no te conozco y si no te presentas no te haré más caso así me duela” decidió no hacerle mas caso a las tarjetas y regalos.

A la mañana siguiente Matt estaba feliz y listo con otra tarjeta, estaba arreglando el camerino de Samy para la presentación de esa noche (Eran de 1 a 5 por temporada), le había dejado un ramo de claveles y la tarjeta.

-          È arrivato! –gritó alguien- Samy è qui!

Matt se escondió rápido detrás de los vestidos cuando la ve llegar; Samy ve las flores y la tarjeta que la llena de curiosidad pero se contuvo y preparó para la presentación dejándolo con la duda…

“¿Qué paso?” –pensó Matt- “tal vez las recoge al terminar las presentaciones”.

Llegó la noche: fue una gran presentación de La Boheme pero todos ya se habían marchado incluida Samy que no leyó la tarjeta. Matt estaba peor que el Pagliacci de Leoncavallo: triste, deprimido, decaído, malhumorado y desesperado porque su amada había rechazado los detalles.

-          ¡¿Por qué?! –gritó con ira- ¡Sé que no soy un niño bonito pero te amo!

No se iba a rendir e ideo algo nuevo:

-          ¡Ya sé! Ambos somos apasionados de la ópera así que le daré algo que en serio le va a encantar, le hara buscarme y se enamorará de mí ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!

Se fue tan contento que otra vez, los que pasaban a su lado, dudaban de su cordura. Samy por el contrario estaba dudosa, reflexiva y sonriente…

-          ¿Quién eres? ¿Hace cuanto me amas? La verdad me enamora tener un enamorado secreto.

Sinceramente Samy sabia lo que era una decepcion amorosa: dos chicos solo se habían fijado en ella por su belleza, pensaban que era tonta, le eran infieles pero no se fijaron que era astuta y los dejó “scaricati”, humillados y sin nada. Recordando eso, a su amado misterioso se fue a dormir.
Al dia siguiente Matt llegó con un sobre blanco; Ese día era ensayo para la nueva ópera Madama Butterfly que tanto le gustaba a Samy por la temática romántico-trágica y por el Vogliatemi Bene. Cuando Samy llegó a su camerino se encontró  un casette y una tarjeta que decía "Suonalo sul registratore", se inquieto un poco al escucharlo:
Alfredo:
Un dì, felice, eterea,
Mi balenaste innante,
E da quel dì tremante
Vissi d'ignoto amor.
Di quell'amor, quell'amor ch'è palpito
Dell'universo, Dell'universo intero,
Misterioso, Misterioso altero,
Croce, croce e delizia, .
Croce e delizia, delizia al cor.
Violetta:
Ah, se ciò è ver, fuggitemi,
Solo amistade io v'offro:
Amar non so, nè soffro
Un così eroico amor.
Io sono franca, ingenua;
Altra cercar dovete;
Non arduo troverete
Dimenticarmi allor.[1]

Una grabación de Maria Callas y Francesco Albanese de “La Traviata” que la hizo deducir de donde provenía ese casette. “Fuiste tú” pensó “Debes saber lo mucho que me encanta esa ópera y, mas que nada, ésta aria” quería corresponder a su enamorado secreto y sabia que eso era una pista para que ella lo encontrara pero la sucumbio el temor otra vez y renegó la búsqueda.

-          ¡No! –exclamó Samy con fiereza- ¡Si me quiere realmente tendrá que pelearme! ¡No soy una chica fácil y quien quiera que sea tendrá que hacer mucho por mi corazón.

Asi que decidio ignorar el mensaje, ensayar para Madama Butterfly pero siempre la perseguia la curiosidad y la fiereza por saber; Matt estaba cegado por el fisgoneo “¡Me mata la curiosidad!” -pensaba nervioso- “¡¿será que entendió el mensaje?! Espero que sí porque tengo muchos más” cual fue su sorpresa al ver que el casette seguía encima de la mesa, su desesperación al creer que no lo había escuchado y su grito de dolor:

-          ¡AHHHH! Tu sei e sarai sempre mia!

Decidio seguir con el plan hasta que ella lo aceptara, decidiera ser suya siempre pero ¿Cuál seria la próxima grabación? “necesito una realmente profunda…” –pensaba Matt- “…y que Samy piense que será siempre mía” entonces se le ocurrio:

-          ¡Claro! Ya sabe cual va a ser su próximo trabajo ¿Por qué no le facilitamos un aria?

Al otro día Matt se escondio en el camerino porque quería ver su reacción; Samy al llegar a su sitio ve otro casette “¡No! ¡No puedo!” –pensaba confundida- “quiero escuchar pero temo caer y…” no aguantó la tentación y esto fue lo que escucho:

Stolta paura, l'amor non uccide
ma dà vita, e sorride per gioie celestiali
come ora fa nei tuoi lunghi occhi ovali.

Adesso voi siete per me
l'occhio del firmamento.
E mi piaceste dal primo momento
che vi ho veduto.

Siete alto, forte.
Ridete con modi si palesi!
E dite cose che mai non intesi.

Or son contenta,
or son contenta[2]

-          ¡No! –decia desesperada- ¡No voy a ceder! ¡No voy a dejar que me lastimen otra vez!

Salio corriendo de ahí dejando a Matt desesperado y mucho mas triste que antes, tanto así que no quería limpiar nada y aventarlo todo al piso. “Non può essere!” pensaba furiosamente “¡¿Por qué?! ¡¿Por qué?! ¡¿Por qué?” la amaba mas que a nadie y quería que fuera solo suya; ya no se le ocurria nada hasta que…

-          ¡Eras tú! -era Samy viéndolo y sonriendo, él estaba helado y nervioso- ¡Eras tu el que me enviaba las grabaciones para enamorarme!

-          Sí –respondió Matt aún nervioso pero con un tono ya más suave- porque tu me enamoraste desde que te vi por primera vez hace 5 años con esa voz tan suave, clara y pura que tienes. Siempre que te quería hablar alguien me interrumpía y no me dejaba expresarte mis sentimientos.

Samy se conmovio, se enamoro de esa historia e inmediatamente de él porque le parecio un hombre honesto, bueno y verdaderamente guapo (cabello negro, ojos azules y muy fuerte) entonces decidio lo que él tanto anhelaba…

-          Pues si es cierto –le dijo con una sonrisa- te dejaré demostrármelo y así sabras cuanto te amo yo también “il mio amato príncipe” y se besan apasionadamente.

-          Entonces también sabras lo mucho que te amo “mia amata principessa”.

Luego de eso ambos salieron muy enamorados del teatro hasta el hogar de ella, cenaron juntos una rica pasta, bailaron muy felices los dos hasta que se les hizo más tarde; Matt debía irse pero no querían separarse…

-          Quédate por favor –se lo pidió tan dulcemente que él accedió.
Se fueron a acostar sin dejar de mirarse con ésta aria en sus corazones:

Che gelida manina
Se la lasci riscaldar.
Cercar che giova?
Al buio non si trova.
Ma per fortuna
è una notte di luna,
e qui la luna
l'abbiamo vicina.

Aspetti, signorina,
le dirò con due parole
chi son, e che faccio,
come vivo. Vuole?

Chi son?
Sono un poeta.
Che cosa faccio? Scrivo.
E come vivo? Vivo!
In povertà mia lieta
scialo da gran signore
rime ed inni d'amore.
Per sogni e per chimere
e per castelli in aria,
l’anima ho milionaria.
Talor dal mio forziere
ruban tutti i gioelli
due ladri, gli occhi belli.
V’entrar con voi pur ora,
ed i miei sogni usati
e i bei sogni miei,
tosto si dileguar!
Ma il furto non m’accora,
poichè, v’ha preso stanza
la dolce speranza!
Or che mi conoscete,
parlate voi, deh! Parlate.
Chi siete? Vi piaccia dir![3]

Porque con ésa aria Samy debutó (quiso imponer una moda), así Matt la vio por primera vez. A la mañana siguiente estaban los dos abrazaditos y muy enamorados, fueron enamorados, juntitos, muy sonrientes al teatro y cada vez que Samy descansaba de ensayar lo veía, lo besaba y regresaba al ensayo. “Realmente lo amo…” –pensaba Samy- “…y no voy a dejarlo nunca”. Matt estaba muy feliz, emocionado y ambos perdidamente enamorados.


(3 semanas después)

Había llegado la noche de estreno…

-      Lo haras excelente –decia Matt consolando a su nerviosa amada- parece que nunca fallaras y nunca lo harás “la mia amata donna”.

-          ¿eso crees? –respondio Samy emocionada, lo besa y sale cuando le toca- deséame suerte “il mio amato”.

Matt se quedo observándola toda la obra con una sonrisa en la boca, mas que nada cuando canto con el tenor Vogliatemi bene ambos se enamoraron aun más y al final cuando el personaje se suicida ambos pensaron “No me voy a alejar nunca de ti porque te amo”. Cuando salieron fueron al departamento de Matt ya que tenia una cena especial preparada para Samy, fueron a la cama, durmieron juntos y así se quedaron para siempre diciéndose…

SEI TU.





[1] Un dí, felice, etérea Wikipedia la enciclopedia libre.
[2] Viene la será, letras.com/andrea-bocelli/282471/
[3] Che gelida manina, musica.com/letras.asp?letra=1059317

2 comentarios:

Books and Blogs

Books and Blogs
Google Images